jueves, 14 de marzo de 2013

LAS MILLONARIAS SUBVENCIONES QUE SE LLEVAN LOS MENOS NECESITADOS


Las subvenciones de los partidos políticos
Una parte importante de la actividad financiera del sector público se canaliza a través de las subvenciones con la finalidad de dar apoyo social a personas y entidades. El concepto de subvención pública es muy amplio. Comprende toda clase de favorecimiento económico orientado a potenciar conductas de interés general, pero, sin duda algunas, en muchas ocasiones muy discutible. Veamos.


En el Boletín Oficial del Estado perteneciente al jueves 24 de enero de 2013 aparecen las últimas subvenciones públicas recibidas por los partidos políticos para atender a sus gastos de funcionamiento ordinario.
Estas subvenciones directas se realizan en virtud de lo establecido en la Ley Orgánica 8/2007, sobre financiación de los partidos políticos. El Estado las concede a las distintas formaciones políticas con representación en el Congreso de los Diputados.

Cada partido recibe una cantidad concreta de acuerdo con los resultados obtenidos en las últimas elecciones. De este modo, el Partido Popular (PP), es la formación que se adjudica
una subvención mayor, que en esta ocasión -cuarto trimestre del año 2012- ha ascendido a 7.678.864, 89 euros.
Por su parte, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) ha percibido 4.381.357, 28 euros. A esta cifra del PSOE hay que añadirle la obtenida por los socialistas catalanes, que suman más de 650.000 euros.
En total, las subvenciones suman más de 16 millones.

Las subvenciones a la patronal y sindicatos
Toda la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), incluidas las confederaciones territoriales y sectoriales (tipos de agrupaciones en que está dividida la patronal), movió (en el ejercicio 2010) mas de 587 millones de euros, según datos de su memoria anual, y gran parte procede del dinero público (más del doble del presupuesto con el que ese año contó el Congreso de los Diputados y el Senado juntos, 231 millones.
Pero sus gastos, y por tanto su poder, se sufraga gracias al dinero de todos los contribuyentes. Un 68% de esos ingresos de 587 millones, aproximadamente 400 millones, procedieron de subvenciones públicas, tanto del Estado como de las comunidades autónomas, exclusivamente por el concepto de cursos de formación, (datos de 2010) de la Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo, que gestiona estas ayudas. Esta partida es finalista, es decir, las patronales territoriales y sectoriales tienen que utilizarla sólo para impartir cursos, pero varias fuentes internas de la patronal cuestionan que el total de ese dinero se destine a ese fin y no a costear otros gastos.
Las cuentas auditadas de la CEOE son secretas hasta para su cúpula. No es posible saberlo porque las cuentas auditadas y desglosadas de toda la CEOE son uno de los secretos mejor guardados en la sede central de Madrid, lo único que presentan es un cuadro resumen cuando se aprueban las cuentas.
Tampoco hay un gran desglose de las cuentas de la cúpula central, es decir, estrictamente de la estructura de la CEOE, sin contar organizaciones territoriales y sectoriales. Pero la información pública del BOE y del Ministerio de Trabajo desvela que al menos el 42% de los ingresos del año anterior a 2010 la estructura central de la CEOE (26 millones) procede de subvenciones públicas, es decir, 11 millones de euros.
De este montante, al menos 9, 3 millones provienen del Servicio Público de Empleo Estatal. La organización percibe otros 1, 8 millones por participar en órganos consultivos de Trabajo y sus organismos, como el Consejo Económico y Social o la Fundación para la Prevención de Riesgos Laborales. También cobra ayudas por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, la Agencia Española de Normalización y Certificación o Protección de Datos, entre otras.
Igualmente, resulta muy difícil saber cuánto dinero público se llevan los sindicatos mayoritarios cada año. Según algunas fuentes, Comisiones Obreras y UGT, así como sus diferentes fundaciones, se llevarían unos 500 millones de euros anuales cada uno, entre subvenciones del Estado y de las comunidades autónomas.
Subvenciones a la Iglesia católica
El año pasado la Iglesia católica en España consiguió del Estado 10.000 millones de euros en conceptos varios. Una media de 200 euros por habitante que, sea o no creyente, ve cómo esta importante cantidad se extrae de los presupuestos de las distintas administraciones públicas (Estado, comunidades autónomas, diputaciones y ayuntamientos).
Todo ello, sin contar con partidas "excepcionales", como la que en agosto pasado se destinó (60 millones de euros en metálico o en especie) para sufragar los gastos de seguridad, limpieza, organización y cesión de terrenos para la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud, que trajo a Benedicto XVI a Madrid y que fue declarado por el Gobierno como "evento de interés especial". Esto, además, supuso nuevos privilegios fiscales, tanto para la Iglesia como para las empresas colaboradoras del acto
Expertos en Derecho Eclesiástico critican que la jerarquía eclesiástica "viva de las rentas de la desamortización de Mendizábal (1822)", y que los actuales Acuerdos Iglesia-Estado que consagran la financiación pública de la Iglesia, aunque también el compromiso de esta, jamás cumplido, por trabajar en su autofinanciación son "inconstitucionales".Una de las partidas llega a través de la famosa casilla de la Iglesia en la declaración de la Renta, que el año pasado aportó a las arcas de la institución, de forma directa, más de 250 millones de euros.
A ello hay que sumar al menos otros 80 millones que la Iglesia recibe a través de la x de "otros fines sociales", de la que se benefician proyectos de ONG católicas. 
Una cantidad que no es relevante teniendo en cuenta el total de las donaciones públicas a la Iglesia, pero que sí refleja la pervivencia de unos privilegios incompatibles con el Estado laico y que, en algunos casos, se remontan al siglo XIX.
En la práctica, la Iglesia católica es la única religión con financiación pública. Judíos, musulmanes y evangélicos se reparten apenas 6 millones de euros (a través de la Fundación Pluralismo y Convivencia), mientras que la Iglesia católica recibe más de 10.000.
La Iglesia afirmo que esos fondos son para trabajar con los inmigrantes, los presos, los huérfanos o los ancianos. Sin embargo, la realidad es que todos los fondos recaudados por los obispos con la famosa casilla van a sufragar el culto católico, los sueldos de los sacerdotes y la Seguridad Social del clero. Sin embargo, también en sufragar costosas campañas para promover el no al aborto, contra la eutanasia o la represión sexual. De hecho, aunque su ejemplo y su función social aparezcan en los anuncios de la casilla eclesiástica, las ONG católicas reciben su ayuda a través de la casilla de Otros fines de Interés Social.
De hecho la crisis no ha afectado a la Iglesia que en los últimos dos años ha visto cómo la cantidad ingresada por el IRPF pasaba de 140 millones de euros a 253, 4 millones.
Después de más de 30 años de democracia y de vigencia de una Constitución que establece "que ninguna confesión tendrá carácter estatal", las relaciones entre la Iglesia católica y el Estado español no han cambiado sustancialmente, aunque la influencia de aquella sobre la sociedad sea menor.
El incremento de la financiación de la Iglesia por parte del Estado y los privilegios económicos, jurídicos y políticos, de los que disfruta demuestra que todavía "estamos en un estado confesional encubierto", a juicio de Europa Laica.
249 millones: Asignación IRPF. La Iglesia destina la asignación del IRPF íntegra a la financiación del culto y el clero.
80 millones: "Otros fines". Es la parte que recibe de la casilla "otros fines" del IRPF. Va a diferentes proyectos de instituciones católicas.
1.000 millones: Sin impuestos. Es el ahorro por la exención del pago de impuestos como el del IBI o el de patrimonio.
4.600 millones: Profesores y conciertos. Recibe del Estado para pagar a los 16.000 profesores de religión de los colegios públicos y financiar centros concertados.
3.200 millones: Atención sanitaria. Para financiar tanto dispensarios y centros para transeúntes, como hospitales y centros de salud dirigidos por órdenes religiosas.
25 millones para funcionarios. Le entrega el estado para el pago del sueldo de los religiosos que ejercen como capellanes en cárceles y cuarteles.
500 millones: Monumentos. Es el dinero que recibe para financiar las labores de conservación del patrimonio artístico propiedad de la Iglesia.
290 millones: Eventos locales. Subvenciones para abonar los gastos de eventos religiosos y asociaciones de ámbito local.
A parte va el capítulo de eventos especiales.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...